Embarazo saludable con ayuda de tus granos favoritos

Embarazo saludable con ayuda de tus granos favoritos

Ácido fólico, hierro y calcio, ¿por qué son importantes?

La nutrición durante el embarazo es un capítulo fundamental. En esta etapa conviene llevar un estilo de vida saludable y, en ese sentido, la alimentación es clave: forma parte de los cuidados que necesita la futura mamá. Una dieta equilibrada tiene múltiples beneficios para la mujer gestante. Además, el ácido fólico, el hierro y el calcio son tres pilares indispensables, pues influyen en la correcta formación del bebé. Aunque los médicos recetan suplementos vitamínicos y minerales cuando los niveles en el organismo son bajos, es posible -y recomendable- incrementarlos con una dieta adecuada. En este reportaje, explicamos por qué son importantes y qué alimentos los contienen.

Las espinacas tienen poca presencia en nuestras mesas. Sin embargo, según los especialistas en nutrición, resultan fundamentales para las mujeres embarazadas, puesto que contribuyen al desarrollo de la espina dorsal y el cráneo de su futuro hijo. Esto es así porque, junto al pan, granos y cereales, son la principal fuente alimenticia del ácido fólico, el nutriente del que depende una adecuada formación del sistema nervioso central y la columna del feto.

La dieta es uno de los capítulos de mayor trascendencia durante el embarazo. Para la periodista Elisenda Roca y la ginecóloga y obstetra Carlota Basil, autoras del libro “¿Qué puedo comer si estoy embarazada?” (Grijalbo, 2004), “alimentarse bien no consiste en comer en exceso, sino en ingerir lo que el organismo necesita para funcionar correctamente”. Sin embargo, puntualizan que durante la gestación es necesario aumentar la ingesta de algunos nutrientes. El ácido fólico (o vitamina B9), el hierro y el calcio son tres de los pilares fundamentales de la alimentación que deben fortalecerse para completar una correcta constitución del feto.

El nivel de ácido fólico debe duplicarse durante los tres primeros meses de embarazo

El nivel de ácido fólico, la vitamina esencial de la gestación, debe duplicarse durante los tres primeros meses de embarazo con la mirada puesta en la formación del tubo neural del bebé. Ahora bien, la mayoría de las mujeres gestantes no logra alcanzar el aporte recomendado, por lo que los ginecólogos acostumbran a recetar al 90% de las futuras madres suplementos de esta vitamina. Su papel en la gestación es tan importante que algunos especialistas recomiendan su ingesta incluso un mes antes del embarazo.

Otro de los suplementos necesarios es el hierro (los frejoles, fuente principal de hierro), que se prescribe a partir del segundo trimestre. “La deficiencia de este mineral que tiene la mayoría de las mujeres no suele suponer un problema en una situación normal -explica Alfredo Fernández, profesor de Nutrición Humana y Dietética-, pero durante el embarazo sí son necesarias las ampollas de ferroso”.

Por último, para reforzar el nivel de calcio que el organismo requiere, es suficiente aumentar la dieta diaria con el equivalente a dos vasos de leche durante los nueve meses de gestación.

Fuente: http://www.consumer.es

Agregar comentario

La dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.